Viajes a Cuba

Cuba es uno de los destinos con mayor riqueza histórica, es un lugar que permite disfrutar no solo de las playas, también de la gastronomía y de la oferta cultural. Aquí te mostramos una guía para viajar a cuba sin gastar mucho.

Cómo mantener nuestro presupuesto

Viajar no siempre permite que podamos mantener un presupuesto sin embargo con algunos hacks si es posible.

Lo primero que debes hacer es investigar y esto va desde la búsqueda para volar barato hasta qué lugares visitar en el destino que planeas visitar que te permitan disfrutar y ahorrar.

Aquí hay los consejos para ayudarte a reducir tus costos y viajar a Cuba con un presupuesto limitado.

Establece un presupuesto

Nuestros primeros días en Cuba nos convertimos en expertos en gastos excesivos. Estábamos en un nuevo lugar exótico, en un lugar que habíamos esperado ir todo el año, estábamos emocionados y había mojitos … muchos, muchos mojitos.

Normalmente en el camino, tratamos de vivir lo más barato posible mientras hacemos todo lo que realmente queríamos hacer.

Establecimos un presupuesto de una cantidad diaria para cada uno de los miembros del grupo, de esta manera comenzamos con el control de los gastos.

Para este punto te puedes ayudar con aplicaciones para crear un presupuesto que te ahorrarán un gran trabajo y por su puesto dinero.

Siempre pregunta el precio de las cosas

En nuestra primera semana en La Habana nos habíamos acostumbrado a un ritmo cómodo de mojitos. Noche tras noche tomamos mojitos por el mismo precio sin ningún contratiempo.

Pero una noche, habíamos pasado un día ocupado explorando la ciudad a pie. Era una noche cálida, nos sentíamos perezosos, y después de instalarnos en un acogedor bar, simplemente no nos molestamos en preguntar.

Será lo mismo que en todos los demás lugares que pensamos. Luego llegó la factura escrita a mano: sin precios, solo un total en un círculo en la parte inferior.

Era más del doble de lo que esperábamos. Cuando le preguntamos al camarero, escribió el precio de la comida (que se había indicado en el menú) y luego, con la cantidad restante (todavía la mitad de la factura), solo murmuró que esto cubría los mojitos y el cargo por servicio (una propina muy generosa del 30%). ¡QUÉ!

No hace falta decir que aprendimos nuestra lección. Por eso en tu viaje a Cuba asegúrate de preguntar todos los precios, SIEMPRE.

Lleva ambas monedas

Cuba tiene dos monedas: el Peso convertible cubano (CUC) y el Peso cubano o Moneda nacional (CUP o MN).

Confusamente, ambos a menudo se denotan con el signo del dólar. Como turista, CUC se usa para la mayoría de las cosas: boletos de autobús, alojamiento y comida en restaurantes turísticos.

CUP se puede usar en restaurantes locales y puestos de comida callejera. Es una buena idea llevar ambos contigo.

Cambia tus opciones de Comida

La comida en Cuba parecía ser un enigma interminable donde a menudo la calidad, la cantidad y el precio no se asociaban entre sí.

Había restaurantes increíblemente baratos que parecían tan elegantes que casi no pedimos ver su menú.

Lugares con ropa de mesa adecuada con servilletas de origami y un juego completo de cubiertos donde nos sirvieron platos de deliciosa comida (incluida la langosta) por solo 3 CUC.

Luego, había restaurantes con mesas vacías y de metal desnudo y sillas de plástico donde costaba 10 CUC por un pequeño trozo de pollo. ¿Dónde está la lógica?

Para nosotros, encontrar restaurantes locales baratos era a menudo el desafío más grande y confuso de todos.

Sabíamos que estaban allí, no siempre podíamos encontrarlos. En ciudades como La Habana y Trinidad, donde tantos restaurantes están dirigidos a turistas, fueron especialmente difíciles de encontrar.

Al tratar de mantener atentamente nuestro presupuesto, sin sacrificar por completo la comida decente, realmente nos confundimos. Así que tú, debes darte a la tarea de hacer una búsqueda minuciosa.

Purifica tu agua

No se recomienda beber el agua del grifo en Cuba, pero la realidad es que el clima es caliente y húmedo y necesitas mantenerte hidratado.

Esto te deja con dos opciones: comprar infinitas botellas de agua o purificarlo tú mismo. Hicimos un poco de ambas cosas, pero el agua embotellada terminó siendo uno de nuestros mayores gastos del viaje.

Una vez que se agotaron nuestras tabletas de purificación, encontramos que comprar una botella de agua de 5 litros y decantarlo en botellas de 1,5 litros para usar durante el día era la opción más económica, aunque desafortunadamente era un gran desperdicio de plástico.

Si traes contigo un sistema de filtración de agua o tabletas de purificación, esto, por supuesto, significará agua gratis para ti y no contribuirás con una gran cantidad de desechos plásticos.

Obviamente, si estás tratando de viajar a Cuba con un presupuesto limitado, no puedes hacer todo, pero eso no significa que no pueda hacer nada. Aprovecha las oportunidades cuando lleguen y no te vaya a casa con remordimientos.